Diagnóstico de Explotaciones Agrícolas

Diagnóstico agrícola como medida paliativa imprescindible ante la crisis agro-alimentaria.

Diagnóstico de Explotaciones Agrícolas con Dron y otras tecnologías
Diagnóstico General Agrícola

En estos momentos de crisis de precios y rentabilidad del sector primario, donde se hace patente la necesidad de analizar los orígenes que ocasionan la misma, por parte de los profesionales del sector (los propios agricultores y ganaderos). Surge la necesidad de evolucionar y optimizar sus explotaciones para poder ser competitivos y de este modo, obtener esos valores económicos añadidos que consigan y permitan fijar esas poblaciones rurales. Esto se puede logar mediante el Diagnóstico de Explotaciones Agrícolas. Haciendo de la agricultura y ganadería una profesión atractiva, diversa, necesaria y, por supuesto, ¡rentable!.

La aplicación de diagnósticos dirigidos dentro del sector primario es sin duda,  desde mi punto de vista, la medida de aplicación más determinante y necesaria para  definir una estrategia de futuro viable para nuestro sector.

Diagnóstico de Explotaciones Agrícolas

Ya desde los inicios de la civilización, el
diagnóstico de gestión agronómica y ganadera que aplicaron los nómadas en su
transformación y transición de cazadores recolectores a ganaderos agricultores,
lo fundamentaban a través del estudio y búsqueda de singularidades que
satisfacían sus demandas alimentarias. Estas civilizaciones primitivas
analizaban y aplicaban ya diagnósticos de supervivencia sobre, por ejemplo, qué
zonas eran más fértiles, con más diversidad, analizaban qué animales y plantas
eran susceptibles de ser domesticadas, qué
benevolencia climática existía en la zona, etc.

Pues bien, algo tan evidente como puede ser el diagnóstico del medio e idoneidad a la hora de establecer un plan de negocio de otros sectores, o el diagnostico medico de una medida paliativa para controlar o descubrir una enfermedad, en nuestro sector agrícola y ganadero, por tradición, es algo que se viene omitiendo, y que priva al mismo del grado de diversificación y rentabilidad  necesaria.

Esto provoca la toma de decisiones equivocadas y genera a la postre competitividades globales, traduciéndose en  guerra de precios y en lucha entre los propios agricultores, que ven como zonas  que tradicionalmente tenían otro aprovechamiento agrícola y/o ganadero, se reconvierten en explotaciones de cultivos de moda, con rentabilidades inmediatas más altas, pero sin un diagnóstico de viabilidad de futuro e impacto valorado.

Diagnóstico de Explotaciones Agrícolas con Dron, Satelite y Sensores
Diagnóstico de Explotaciones Agrícolas

Así pues, en este siglo XXI donde la tecnología es ya una herramienta indispensable y el grado de conocimiento profesional alcanza límites insospechables, el sector agrícola debe de afrontar una nueva era en pro de rentabilidades y diversificación ajustadas al entorno que nos rodea.

Será necesario buscar ese equilibrio zonal por comarcas, entre lo idóneo y lo rentable, siendo indispensable la búsqueda de solidaridad entre agricultores y ganaderos a nivel de implantación.

Esta solidaridad en el desarrollo de las
comarcas, deben de estar amparadas en la tradición de cultivos y tecnificación
de estos para dotarlo del grado competitivo necesario en nuestra época,
buscando rentabilidades homogéneas por cultivos y permitiendo dignificar la
profesión de agricultor y ganadero. De este modo, se debe poner freno a la
desigualdad que genera el sector globalizado de la comercialización y gestión
agrícola presente en la actualidad en el mundo.

Como profesional del sector, siempre he entendido que la base del éxito requiere de un diagnóstico de explotaciones agrícolas exhaustivo, de todas y cada una de la singularidades y  particularidades diferenciadoras de la zona de implantación y desarrollo de nuestra explotación.

Diagnóstico de Explotaciones Agrícolas con Dron

Este diagnóstico de explotaciones agrícolas y análisis dentro del sector agro-alimentario, lejos de lo que se viene haciendo, debe de ser un trabajo profesional y solidario, que dé respuesta a la implantación de una agricultura diversificada, sostenible, pero también ajustada a la oferta y demanda.

Debe marcarse como objetivo lograr fijar poblaciones en entornos propicios para cultivos específicos y, sobre todo, dignificar el trabajo del sector primario con precios justos.

Un buen diagnóstico de explotaciones agrícolas, ligado a políticas trasversales solidarias entre comarcas, cultivos, agricultores, sectores…; podría ser sin duda una solución al empobrecimiento del mundo rural y mantenimiento de nuestras explotaciones, castigado y sometido al yugo de políticas de terceros, que no son controladas directamente por el sector primario.

Es necesario frenar la aplicación de una agricultura que busca lo económico a toda costa, alterando lo natural y tradicional, y desajustando la normalidad e idoneidad productiva, a favor del “todo vale” para ser más rentable.

Un buen diagnóstico de explotaciones agrícolas nos debería llevar a plantar donde se debe, con lo que se ajuste y vincule a la zona de producción de manera tradicional y, por supuesto, que requiera y demande el mercado, respetando el entorno de forma sostenible y mejorado con tecnología.

El éxito del sector y dignificación económica del mismo pasa por asumir solidaridad económica entre los diferentes sectores agrícolas, además de fomentar  políticas para conseguir el control del sector.

“De nada sirve, para mantener una agricultura de rentas justas y conseguir la fijación de la población, producir más cantidad, más barato, alterar ciclos de desarrollo de los cultivos, cambiar ecosistemas si con ello, condenas las zonas tradicionalmente idílicas para ese cultivo y a los agricultores que viven en ellas, como está pasando (se puede poner de ejemplo, actualmente en el cultivo del olivar…)”. Máxime cuando la tradición es un valor intangible tan apreciado en los mercados actuales.

Diagnosticar explotaciones y aplicar una solución prescriptiva basada en el resultado de ese diagnóstico. Son sin duda alguna, el protocolo que ha de aplicarse el sector agrícola como fundamento paliativo en esta época que vive nuestro sector.

VALENTÍN  RAEZ  BALDAN
Director Técnico
SMART FLIGHT, SL